8 de diciembre de 2008

Lo que extraño de tu beso

Lo que extraño de tu beso
no es el contacto con tu boca, la humedad,
tus labios de manzano abriendo cárceles,
inhóspitos parajes helados,
tus labios de viento
esparciendo pájaros, luciérnagas
en el cuenco solitario de mi paladar.
Cuando extraño tu beso,
es mas bien la proximidad de tus ojos de amatistas
lo que extraño,
son tus manos creando arabescos en mi cintura,
el instante en que entornás los párpados
y vienen a tus pestañas tus sueños de chamán,
tus presagios mas profundos para embellecerlas.
Lo que extraño de tu beso
nada tiene que ver con los latidos
de tu pecho sobre el mío,
sino mas bien, con el recuerdo, con la risa,
con el juego, con la palabra mágica que viene después,
al abrir los ojos, al respirar, sabiendo que
ya nada es lo mismo.
Lo que extraño de tu beso es la humanidad
que hallaba en tu rostro,
la certeza de que habrá un deseo,
un momento en que va a repetirse
ese instante de estrella fugaz,
esa felicidad que se instala tan de golpe,
provocando inmensas, irremediables,
ganas de llorar.

8 comentarios:

Minerva dijo...

Hermoso!

que bueno encontrar palabras para describir este momento.

Seguiré visitandote

Carina dijo...

Graciasass, te espero....

Daniela Tivolesi dijo...

Hermoso este poemaaaaa!! Adoro como escribís y siempre disfruto leyéndote***
Besitos***

Cris Cam dijo...

No.
Nunca pensé en besarte
como para que se derrumben
los badajos de las catedrales.

No.
Nuestros besos eran más sencillos.
Vos abrías la puerta
yo ya pensaba en poner la pava
si es que ningún otro vagamundo
no se me haya adelantado.

Nada de abrazos tormentosos
ni revoluciones de piel.

Sino, más bien,
descubrir la arquitectura
interna y esencial
de una mano en un pecho
de un choque de diafragmas.

Los volcanes
si apagados son mustios lagos
que invitan a la nostalgia
si escupientes, ojos de tormenta
que alejan los alientos.

Más bien
sobre ese verde
derramados
por el convite de tus palabras
furias, sueños, coágulos, fantasías
que algunos aún guardan
sobre renglones sepia.

No.
Nuestros mutuos
y multiplicados amores
eran más simples
más eternos.

Como la ronda del mate
que era vigilada por dos reglas T
Y los abrazos de despedida
que alguna vez
dicen
te fisuró una costilla.

Cierto
nunca tuvimos besos
para detener los meteoritos.

Sin embargo,
nuestra amistad
permanecerá en las estrellas.

Carina dijo...

SIII Flacoo!!!! Nuestra amistad permanecerá en las estrellas..

Te invito a mirar el otro blog,es un proyecto de taller, el grupo se llama Los argonautas, somos pocos, pero buenos, jeje, echá una hojeada

Besooo

Carina dijo...

Daniela

me encantan las cosas que decís, son mimos para mi corazón. te mando un besoteeeee

Cari

Cris Cam dijo...

Si mi Contramaestre
este grumete se alista, con su permiso,
traigo, como usted sabe,
mi balde, mi lampazo, mi cepillo y mi jabón

que ese velloncillo ya debbe de estar temblando.

Carina dijo...

pues bienvenidooooo a Bordo D'Almeida!!!

A laburar!!!!
En busca del Velloncino de oro!!!!